- Modos de Ver Nro 11

La niña es. 

Cizka
Escrito por Cizka

La niña es.

La niña que a nada teme,
que a todo se enfrenta
por su mera inocencia.
La niña es niña por sus ganas de imaginar,
La niña es.
Simplemente es.

Almas puras de corazón,
manos limpias de culpa,
ojos con retinas color rosado.
y pies arrugados de tanta agua,
de niñas son.

Espíritu guerrero,
sabiduría de elefante,
caparazón de roble
y corazón de barro,
de niñas son.

Hijas de madre tierra:
reinen sobre esta tierra.

 

Acerca del autor

Cizka

Cizka

Francisca María Uriburu, alias Panchi, nació un 21 de abril a eso de las cinco de la tarde, en 1999, allá en la zona norte de Buenos Aires. La hora no fue coincidencia. La hora fue producto del hambre que manejaba, tal era su antojo que con una mamadera no le bastaba. Siempre eran dos. Una para matar el hambre y otra para gozar cada gota de sabor. Es desde ese entonces que lleva flechada la frase: “uno es lo que come”. Primera regla de su vida. Creció como la cuarta de ocho hermanos, donde tuvo que acostumbrarse a alzar la voz para que le pasaran el pan. Creció entre mesas de risas, charlas y muchas historias. Segunda regla aprendida: “el que es tímido pierde”. Creció bajo el cuidado de su papá, Alejandro, médico y bajo las manos artesanales de su mamá, Flavia. Allí descubrió que la magia existía. Descubrió los olores más ricos y profundos, las texturas más perfectas que un postre o un simple pan podían tener. De ahí en más fue solo poner una silla al lado de la señora Flavia y observar. Sólo observar.
Pasaron los días, los meses y los años. Pasó el tiempo y la vida la llevó a disfrutar el día a día, el presente. “Hoy es hoy”, “mañana es mañana” o como otros dirían “caminante no hay camino se hace camino al andar”. Tercera regla aprendida.

Hoy se dedica a sus sueños, a lo que más le apasiona en esta vida: la comida. Anda con una mochila, un mate y un cuaderno con una birome, por si se le ocurre alguna otra idea. Y algún día espera recibirlos en su restaurante sabiendo también que algún día deberá soltar la vida que tenía planeada para recibir a la que la está esperando.

Dejá tu Comentario