- Vocación & Propósito Nro 12

¡Llegar a los 30 y darte cuenta que no estás donde querías!

Vanessa Basmagi
Escrito por Vanessa Basmagi

Cuando somos niñxs tenemos toda esta clase de sueños e ilusiones, vemos a las personas que nos rodean y comenzamos a idolatrarlas pensando “cuando sea grande o, cuando tenga 30 , yo quiero eso” tal vez una familia, una carrera profesional, o una casa grande o un auto último modelo. Luego con el pasar del tiempo, la edad comienza a venir, llegas a los 28, a los 29, y 30 años. 

En ese momento muchos comenzamos a sentir, o a ver, que eso que soñábamos de chicxs o eso que queríamos, no lo logramos, simplemente no lo tenemos. Tal vez te das cuenta que tienes 30 años y dices “Oh Dios, tengo 30 años y no tengo la familia que quería, o el crecimiento profesional que deseaba o no tengo las cosas materiales que quería o el dinero”, ése es un momento por el cual muchos pasamos, incluso tiene un nombre: Crisis Existencial, que se puede definir como un sentimiento que viene al llegar a los 30 años, y ese sentimiento se identifica con una sensación de vacío. Es un momento de tu vida en que comienzas a pensar “¿Qué estoy haciendo con mi vida? ¿Estoy haciendo las cosas bien? ¿Estoy haciendo las cosas mal? ¿Estoy en el lugar que debería estar? ¿Acaso estoy haciendo las cosas que quería?” 

Yo creo que muchas personas que están llegando a los 30 o tienen 30 piensan en esto y, realmente es mucho que manejar. Además, este vacío parece cubrir muchas cosas, como nuestras ilusiones, lo que queríamos y que al parecer ahora no tenemos. 

Quiero contarte que hay muchísimas personas famosas como J.K Rowling, Oprah Winfrey, Andrea Bocelli, entre otros que recién después de los 30 años es que lograron el éxito, muchas personas solo en la edad adulta es que logran tener el éxito que querían. 

¿Y por qué sucede? Todos tenemos que aprender cosas en esta vida, y tal vez algunos, tienen la carrera pero no la familia o viceversa, y por eso creo que nosotros tal vez somos afortunados de sentirnos así, porque es una manera de definir qué es lo que realmente quieres en tu vida, dónde quieres estar. Tal vez no se trata de hacer una proyección a largo plazo, tal vez se trate de pensar a corto tiempo como 3 años o algo así. 

Este vacío es una oportunidad para establecer y redireccionar tu vida, porque si Oprah Winfrey por ejemplo, no hubiese tenido esa controversia a esa edad, no estaría donde está hoy. Por ello quiero decirte que no te sientas decepcionado por encontrarte en el punto donde estás hoy, tienes experiencia… ¡Tienes 30 años de experiencia! Y tienes la madurez para poder tomar decisiones. ¿Qué quieres hacer? ¿A dónde quieres ir? Es el momento perfecto para darte cuenta si elegiste una carrera por creencias que tenías de niño o porque tu padres te obligaron a hacerlo, o si querías tener una familia también por creencias familiares o presión familiar. 

Este momento es un momento sagrado, porque tienes el poder de decidir desde otro lado y puedes tomar decisiones con otra perspectiva, incluso comenzar una nueva carrera si así lo deseas, pero va a ser una decisión porque tú quieres, no porque alguien más lo dijo o porque era una decisión familiar, es porque tú quieres, y ésa es la diferencia de cuando tomas una decisión cuando tienes 18 años y cuando tomas una decisión a tus 30 años. 

Éste es tu momento de decir “yo quiero y merezco tener la vida que soñaba de chico”, con todas las complicaciones que eso incluso pueda tener, pero decides de manera sabia. No te quedes callado, no te quedes ahí sintiendo que no pudiste tener lo que soñabas. 

Tú te mereces más que los sueños que tenías cuando eras un niñx. 

Acerca del autor

Vanessa Basmagi

Vanessa Basmagi

Caraqueña de nacimiento, emigra en el 2015 a Argentina. La razón y la creatividad, sus dos grandes pilares. Administradora como primera profesión; cocinera y yogui de corazón. De niña se interesó por la filosofía y a partir de ese momento se define como “estudiante eterna de la vida”. Decidida a compartir sus aprendizajes, escribe por hobbie sobre temas relacionados con la psicología, espiritualidad y autoayuda.

Dejá tu Comentario